noviembre 11, 2010

DE LA NATURALEZA DE LAS COSAS. INTRODUCCIÓN A LA OBRA ANTROPOLÓGICA DE LISANDRO ALVARADO

C

Considérense una etapa germinal, la ciencia en la segunda modernización del siglo XIX, 1870 – 1908 (confer Freites, 1996) y un conjunto de hombres alentados por un caleidoscopio de intereses intelectuales; irrumpiendo en una diversidad de temas, tratados al unísono, como literatura, historia, geografía, ciencias naturales (botánica, zoología, geología) o explayándose en las diferentes vertientes de las ciencias del hombre (etnografía, lingüística, folklore o el puntilloso estudio craneométrico de los restos óseos humanos).

Una etapa marcada por un momento de cierta estabilidad social y política, los quince años del ejercicio directo del poder de Antonio Guzmán Blanco (el Septenio 1870-1878; el Quinquenio 1879-1884 y la Aclamación Nacional, apenas desplegada entre 1886-1887) o por la interposición (bienal) de Francisco Linares Alcántara (entre 1877 y 1878) y Joaquín Crespo (entre 1884 y 1886). Y una relativa bonanza económica, sustentada por el resurgimiento de los precios del café en el mercado internacional. Propenden al apuntalamiento de un ensayo de proyecto modernizador, organizador y secularizador de la sociedad venezolana y el país (Pino Iturrieta, 1994).

Donde debemos resaltar, por su incidencia tangencial sobre los llamados precursores de la antropología venezolana; la expansión de la educación y la transformación de los contenidos de la enseñanza universitaria. Registrando como tal antropología a “la producción académica, las actividades docentes, la generación de tópicos para debates y los programas aplicados realizados por antropólogos venezolanos o extranjeros…” (Arvelo-Jiménez y Biord-Castillo, 1990). Y  sus antecedentes inmediatos, en un grupo de notables intelectuales que transitaron por el acercamiento a las raíces indígenas de la nación.

En el año de 1874, son creadas las cátedras de Historia Natural y de Historia Universal en la Universidad de Caracas. Regentadas, respectivamente, por Adolfo Ernst (1832-1899), hasta su deceso, y Rafael Villavicencio (1838-1920). Ambas, llegarán a constituirse en centros de difusión de dos paradigmas, el evolucionismo de Charles Darwin y el positivismo comteano.        

De acuerdo a Cappelletti (1994:41), el docente e investigador Ernst no era dado a la especulación filosófica o a la teoría. Su enseñanza, partía de dos supuestos, el formal con la vigencia del método científico experimental y el material, el apego al principio universal de la evolución de todos los seres vivos por adaptación al medio. La aplicación de éstos para el abordaje de todo lo cognoscible, admitía, para él, tomar distancia frente a los criterios de autoridad o de la tradición dogmática y la especulación, más aún, si era apoyada por apriorismos o deducciones del orden metafísico.

Su acendrada curiosidad, sí se quiere de estirpe humboldtiana, se ensancha a todo lo largo de las ciencias naturales, sin excluir a la antropología decimonónica como historia natural del hombre, y a las sociales o humanas, la economía o la filología. Para Margolies y Suárez (1978), el aporte etnográfico de Ernst, siendo considerado por las autoras, como uno de los precursores de la etnología contemporánea venezolana junto al discípulo Lisandro Alvarado y otros; se circunscribió a una definida posición racista. Al enunciar juicios de valor sobre las capacidades morales e intelectuales o las habilidades de las “razas mestizas” en la población venezolana (ver Observaciones antropológicas de la población venezolana, publicado en Memories Anthropological Society de 1870; Adolfo Ernst Obras Completas, tomo VI).

Lisandro Alvarado (1858-1929), aparte de su título de doctor en ciencias médicas y de su arraigada vocación, va a desenvolverse como naturalista (botánico), historiador, etnólogo, criminólogo y lingüista (filólogo). Siendo tal vez, en palabras de Cappelletti (1994:73), la figura más universal y significativa en el horizonte intelectual de la Venezuela finisecular y de los inicios del XX. 

La naturaleza de un programa de trabajo, la Etnografía patria
El punto nodal de la obra “Datos Etnográficos de Venezuela” (1era. edición 1945; tomo IV, Obras Completas de Lisandro Alvarado, 1956) es de acuerdo a Vargas Arenas (1998:90), la ponderación y comparación de los datos aportados por las fuentes históricas; sistematizados y analizados desde la perspectiva etnológica de su tiempo.

Acerca de ésta sistematización, es posible establecer cierta comunidad entre la coherente y exhaustiva exposición de datos en Alvarado y textos de valor instrumental o metodológico como Notes and Queries on Anthropology (confer Vargas Arenas, 1998:90). Publicado por primera vez en 1874 por la sección H de la Asociación Británica para el Progreso de la Ciencia, así como las sucesivas ediciones (1892, 1899, 1912, 1929 y 1951). La sexta edición correspondió a un Comité del Real Instituto de Antropología de la Gran Bretaña e Irlanda; y de la cual, la Unión Panamericana y su Departamento de Asuntos Sociales, va a publicar una versión traducida y modificada conocida como Guía de campo del investigador social (1966).

O en otro caso, con el vasto “Primitive Culture: Researches into the Development of Mythology, Philosophy Religion, Language, Art, and Custom” (1871) y su versión divulgativa y traducida de “Antropología. Introducción al estudio del hombre y de la civilización” (1912) de Edward Burnett Tylor (1832-1917). Un etnólogo evolucionista (Lowie, 1974; Mercier, 1977), presente en la bibliografía consultada y citada por Alvarado (1945; 1956).  

Sin embargo, “Datos etnográficos de Venezuela”, ya comprendido de alguna manera en papeles anteriores como “Etnografía”, publicado en los Anales de la Universidad Central de Venezuela (1930: 103-129); es una clara y tangible exposición del aparato crítico y apego positivo al dato directo, minucioso, bien documentado de L. Alvarado. Y en otra vertiente, el escrutinio pormenorizado de los cronistas coloniales o de otros autores, precedentes o coetáneos a su alcance, que investigaron las culturas indígenas antiguas y contemporáneas hasta el momento de su redacción (Acosta Saignes, 1956).

Dice Alvarado en el artículo “Etnografía” (1930: 103). “Un medio centenar de tribus autóctonas existen aún en el territorio venezolano, y la mayor parte de ellas ocupan más o menos los propios lugares donde fueron encontradas por los conquistadores españoles del siglo XVI. Este apego al suelo, a la montaña, a la llanura, al paisaje, al cielo, a las fuentes de la vida y satisfacción, es en suma lo que solemos llamar en lenguaje político y un si es no es poético, la patria; y es claro que este concepto, así ennoblecido, puede ser alegado por el indígena en su más moderno sentido llegada que sea la ocasión, con tanto derecho como creería tenerlo un hombre civilizado. Oponiendo ahora el concepto de civilización al de barbarie, conviene examinar primero este último para bien juzgar de aquél” (las negrillas son nuestras).  

En “Etnografía patria. Notas e ideas”, trabajo publicado originalmente en dos números de El Cojo Ilustrado de 1917 (1956: 369-391). Vamos a hallar, de alguna manera, algunos de los antecedentes sustantivos del párrafo aludido y la explícita manifestación de un programa de trabajo. Con el cual, abordar el “estudio objetivo y minucioso de los elementos que a nuestro alcance tengamos…” (Alvarado, 1956: 374). Proponiendo, a su vez, el acopio en “tres órdenes de elementos”.

A saber, los que se derivan de la antropología física; el estudio osteométrico y craneométrico de los esqueletos humanos. Manifestando, sobre éstos, su alcance general e imposibilidad de trazar los límites entre grupos o naciones. Un segundo orden, son los proporcionados por la investigación arqueológica o etnográfica, el estudio de los artefactos (armas, utensilios, adornos, sarcófagos, quisquenmodingos [sic] o montículos, ídolos) o todo aquello que permita revelar el paso de las sociedades humanas sobre el planeta. Y por último, los aportes de la filología comparada, con mayor precisión lexicografía o etnolexicografía en términos actuales, en la elaboración y compendio de vocabularios de lenguas vivas o muertas.       

Todos éstos órdenes de datos más los viajes de exploración (el trabajo de campo); serán el soporte de un “programa fundamental de Etnografía patria” en las propias palabras de Alvarado. Un ideal que abarca tanto el trabajo de gabinete como un plan de exploraciones y excavaciones en distintos lugares del país y la formación de “vocabularios y elementos gramaticales de lenguas que aún se hablan en el país”. Dejando entrever el necesario apoyo del gobierno nacional para llevar a cabo tal empresa y a su importancia para el incremento de las colecciones del Museo Nacional, aún permanecía la vetusta institución de A. Ernst; no sin antes manifestar el enriquecimiento de acervos europeos a expensas de la pérdida de nuestro patrimonio cultural.         

Visto lo expuesto, es posible hallar, en los planteamientos de Lisandro Alvarado, el propósito latente de construir las raíces históricas de la nación venezolana. Apreciando, desde su singular posición, el lugar medular que ocupan las poblaciones indígenas y su significativa presencia, en el pasado y el presente, para la configuración social y cultural del país y en tanto podemos reconocerla como un proceso civilizatorio, en el sentido dado por M. Sanoja (2006).

Artefactos prehistóricos; trabajo de campo y datos etnográficos 
De acuerdo al programa de Etnografía patria, uno de los órdenes de elementos es el de armas, utensilios o adornos. Ya en el pasado, en el año de 1912, había publicado “Objetos prehistóricos de Venezuela” en la Revista Técnica del Ministerio de Obras Públicas (1956: 427-436). Más allá del valor descriptivo o formal de un abigarrado conjunto de artefactos líticos o de concha de moluscos, particularmente placas aladas, y de su posible uso. Alvarado manifiesta la relevancia de éstos como indicadores de antiguos cultos de pueblos más civilizados, y sin opacar su posición, niega cualquier afinidad con los indígenas encontrados por los españoles en el territorio venezolano, debido a su “evolución religiosa”.  

Posteriormente, “Noticia sobre los caribes de los llanos de Barcelona” (dos versiones publicadas, 1918 y 1923, confer 1956:395) va a cruzar los datos obtenidos en el campo con diferentes fuentes disponibles. Se trata de una apretada descripción etnográfica del pueblo indígena Kari’ña; sustentada por un estilo expositivo o escritura etnográfica que encontraremos, ulteriormente, en la obra “Datos etnográficos de Venezuela”. 

Y la cual, vendría a constituirse, sin perder el sentido de la escala y la proporcionalidad, en un antecedente regional del “Handbook of South American Indians”, editado por Julian H. Steward.     

Volviendo a lo expuesto, la Etnografía patria encuentra en “Datos etnográficos de Venezuela” uno de sus soportes fundamentales. Una revisión somera del llamado índice tipográfico de la obra nos proporciona un repertorio de 76 entradas temáticas. Encabezado por nomenclatura (exónimos y autónimos); seguido de distribución geográfica; caracteres físicos; impasibilidad; osteometría y deformaciones congénitas hasta superstición; cronometría, numeración; lenguas; petroglifos y estado actual. Revelando un singular compendio de elementos de la antropología física o de la etnografía y etnología sensu lato.

Por otra parte, sus otras obras mayores, el “Glosario de voces indígenas de Venezuela” (original de 1922; vol. I, 1953) y los “Glosarios del bajo español en Venezuela”; primera y segunda parte (vol. II, 1954 y III, 1955 respectivamente). Van a establecer el basamento de tal empeño patriótico.

La lexicografía venezolana como tema y objeto
De acuerdo a Pérez Hernández (1992), la obra lexicográfica de Lisandro Alvarado es el inicio de la lexicografía moderna en Venezuela. Al manifestar un auténtico plan de estudios lingüísticos y lexicográficos del habla en Venezuela; fundado en gran medida en la recolección bibliográfica exhaustiva y de campo. Para ello formula tres etapas: la primera, es el estudio del léxico indígena usual. La segunda corresponde al léxico coloquial y una última, es la elaboración de un esquema de las peculiaridades fonéticas presentes en el español del país.

Estas etapas fueron cumplidas y para su tiempo, exponiendo ciertas cualidades valoradas en el quehacer científico: claridad en el trabajo lexicográfico; uso de una metodología consistente desde el momento de la recolección hasta la redacción; la sucesiva presentación de los resultados y una sistemática interna de las obras (Pérez Hernández, 1992: 148). 

Si reconocemos a los diccionarios y en este caso, los glosarios, como objetos culturales. Es decir, artefactos ideologizados que revelan una determinada y condicionada visión de las realidades que pretenden describir. Y por otro lado, los describimos como una producción fuertemente cargada de informaciones históricas, sociológicas, ideológicas y etnográficas no siempre evidentes y exteriorizadas en una representación de las actitudes mentales de un grupo humano en un tiempo determinado (Pérez Hernández, 2000).

Es posible, que logremos indagar con mayor profundidad y pertinencia la obra de Lisandro Alvarado. En un sentido amplio, la lectura de los “Glosarios” bajo la perspectiva arriba señalada, ya ha arrojado algunos indicios sobre aspectos como los criterios de recolección de datos o la exclusión de voces de uso restringido por costumbres sociales (denominadas voces tabuizadas). Revelando, de esta manera, cierta discrecionalidad y limitaciones que se establecen en el trabajo científico y que son procuradas frente a las convenciones de la sociedad. Siendo en algunos casos, reflejadas y reforzadas por la misma práctica del investigador.

Así mismo, los “Datos etnográficos de Venezuela” deben leerse a la luz de la antropología venezolana contemporánea. Una revisión exhaustiva de sus aportes podría señalar los mecanismos y los obstáculos que se presentan en la  práctica antropológica subalterna. Y en otro orden de ideas, nos permitiría constatar el valor heurístico de Etnografía patria; desde la noción de “construcción de la nación”.-


® S.G.R. 2010

Neil L. Whitehead. March 19, 1956 - March 22, 2012

Neil L. Whitehead was an anthropologist who worked on many current topics of research that include violence and the cultural order; sha...